NO NOS VAMOS A DEJAR AMORDAZAR.


El pasado 27 de febrero dos compañeras y dos compañeros  de este sindicato  se encontraban pegando carteles convocando a la Huelga General Feminista del 8 de marzo; huelga que desde la CNT habíamos convocado (junto con otros sindicatos) en apoyo a las demandas del Movimiento Feminista. En un momento determinado de esta difusión de la Huelga, l@s compañer@s fueron parados e identificados por la Policía Municipal. Todo esto ocurrió con un gran despliegue policial innecesario que, bajo nuestro punto de vista, solo pretendía intimidar.

Hace pocos días hemos recibido una notificación de la Subdelegación del Gobierno de Zamora, en la que se indica la iniciación de un procedimiento sancionador a instancias de la denuncia de la Policía Municipal. En ella se piden 100 € de multa a cada un@ de l@s compañer@s  denunciad@s.

Cuán grande es nuestra sorpresa al comprobar que la sanción se basa en la Ley Orgánica 4/2015 de 30 marzo de protección y seguridad ciudadana. Quizás con este nombre no se la reconozca pero sí decimos que es la Ley Mordaza no creemos que deje indiferente a nadie. Esta es la Ley que aprobó un gobierno y que otro prometió derogar y que, sin embargo, a día de hoy sigue aplicando sin que le tiemble el pulso. En realidad, somos conscientes de que aunque se derogara esta Ley el estado utilizaría otras argucias para reprimir lo que no se ajuste a su sistema autoritario, capitalista y patriarcal.

Queremos hacer hincapié en que la difusión de propaganda de carácter sindical, social o vecinal es sin ánimo de lucro y sirve para avanzar en la justicia social y que es justamente esta la que está más perseguida por un sistema que busca el lucro en cada uno de sus actos represivos.

Quizás algunos deseen un mundo en el que toda protesta esté encauzada por los medios de comunicación (que son grandes corporaciones empresariales con sus propios intereses) o encerrada en las pantallas de los ordenadores y móviles. Nosotr@s no y no nos vamos a dejar amordazar, porque cuando la calle se quede muda, cuando no veamos más propaganda clamando desde las paredes de nuestra ciudad, es cuando podremos decir que la libertad ha sido definitivamente derrotada y, para entonces, apenas nada distinguirá nuestras vidas de las vividas en la gran distopía orwelliana.

Tenemos claro que este caso es un grano minúsculo en el desierto de la represión y que, por desgracia, no es un caso aislado. Por ello, queremos recordar aquí otros casos más sangrantes como el de la gente de Fraguas (condenados a demoler el pueblo que levantaron en la España vaciada y a una multa de 16.800 € y 18 meses de prisión) o como el de las piqueteras de Gijón (condenadas a 12.000 € de multa por hacer un piquete en las puerta de Mango en la huelga del 8 de marzo de 2018). A tod@s ell@s  y a toda la gente que lucha es a los que mandamos nuestra solidaridad y fuerza.

CNT ZAMORA.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*